El salvoconducto es la credencial donde al viajero le estampan los sellos acreditativos de cada una de las poblaciones de la ruta cidiana por las que pasa.

El salvoconducto recuerda al documento que durante la Edad Media se utilizaba para asegurar el paso libre y seguro de viajeros y mercancías. De modo alegórico, el Cid concede ahora ese paso seguro a los viajeros del siglo XXI a lo largo de todo el Camino.

 En la portada del salvoconducto aparece en el centro la figura de una corneja, ave muy común en nuestros campos; en la Edad Media el vuelo de la corneja, dependiendo de su dirección, era tomado como augurio bueno o malo. El Cantar de Mio Cid dice : "... a la salida de Vivar tuvieron la corneja a la derecha..."

  Para los viajeros del Camino la corneja ha de ser símbolo de buena suerte, como lo fue para el Cid.

El salvoconducto puede conseguirse de forma gratuita en Oficinas de Turismo del Camino del Cid o bien solicitándolo al correo info@caminodelcid.org; en Guadalajara los puntos para obtener tu salvoconducto son:

  

 

Con el salvoconducto puedes obtener descuentos superiores o iguales al 10% en más de 200 alojamientos que forman parte de la Red de Sellado del Camino del Cid (consultar www.caminodelcid.org ).

Si consigues cuatro sellos de cada una de las ocho provincias de la ruta, obtendrás gratis el documento acreditativo del Camino del Cid.