escapada_pelegrina

¿Aún no conoces la Hoz de Pelegrina en el Cañón del río Dulce?

Hoy paseamos por la Hoz de Pelegrina. Se trata del tramo más agreste y hermoso del Cañón del río Dulce, en el que habita un extraordinario bosque de ribera que, durante la temporada de otoño, tiñe su follaje de colores ocres, marrones y amarillos.

Declarado Parque Natural en el año 2003, se trata del lugar ideal para practicar senderismo y ciclismo gracias a sus rutas aptas para todos los públicos.

En estos extraordinarios parajes el naturalista Félix Rodríguez de la Fuente rodó numerosos episodios de la popular serie televisiva “El Hombre y la Tierra” en los años setenta y, en su honor, encontramos un mirador desde el que podemos contemplar una impresionante vista de la hoz.

Los paisajes que forman los bosques y los tres pueblos que atraviesa su recorrido (Aragosa, La Cabrera y Pelegrina) nos dejarán un magnifico recuerdo. Los bosques están formados principalmente por encina y quejigo, donde el suelo escasea surgen sabinas y enebros y, localmente, encontramos rodales de bosque con chopos o álamos, sauces y fresnos.

Entre los roquedos de las paredes del barranco es fácil avistar buitres leonados, águilas reales, halcones peregrinos y chovas piquirrojas. En la ribera del río encontraremos garzas y ánades reales, el martín pescador y la lavandera cascadeña.

Pelegrina cuenta con una Iglesia románica del siglo XII, las ruinas de un Castillo levantado por el Obispo de Sigüenza a finales del siglo XII y el Centro de Interpretación, en el que nos muestran un breve corto de la labor realizada por Félix Rodríguez de la Fuente por los parajes de esta localidad.

En sus proximidades no podemos dejar de visitar la histórica ciudad de Sigüenza, joya medieval ubicada estratégicamente en el alto del valle del río Henares, con importante función defensiva durante la Edad Media, en la que podemos descubrir importantes rincones de otros tiempos.

Como llegar: Desde la A-2 se accede rápidamente saliendo por la salida 118 en dirección a Sigüenza, por la carretera GU-118, para posteriormente desviarnos a la izquierda por la GU-1075.

- Datos prácticos

  • Tipo de ruta: Salida y llegada desde la localidad de Pelegrina (Guadalajara).
  • Dificultad: baja-media. Sólo hay que prestar atención para localizar el camino de bajada a la hoz.
  • Longitud total: 7 km.
  • Época recomendada: primavera y otoño.
  • Señalización: toda la ruta está señalizada mediante carteles con mapa y balizas.

 

- Por la ribera del río Dulce

Comenzamos nuestra escapada desde la preciosa localidad de Pelegrina. Dejamos el coche a la entrada del pueblo a mano izquierda, en una de las zonas habilitadas para ello y empezamos a bajar por sus calles de piedra. Ubicado en la ladera de un cerro, Pelegrina se encuentra coronado por las ruinas de un castillo del siglo XII con unas vistas magníficas.

Cogemos la primera calle que baja a la izquierda, donde nos encontramos con una fuente, que debemos tomar a izquierdas. Bajamos por la pista de cemento hasta el fondo del valle del río Dulce, donde comenzaremos a recorrer, por la orilla del río en dirección aguas arriba, el sendero GR-10. En este primer tramo encontramos varias zonas ideales para comer, descansar o incluso, si el tiempo lo permite, darte un chapuzón. La ruta se encuentra señalizada con mapas y balizas durante todo el camino, que nos sirven de guía.

Tras recorrer 1 km, a la derecha, nos encontramos un puente de madera que cruza el río Dulce, pero seguimos recto por la misma orilla del río sin desviarnos, ya que este puente lo utilizaremos en el camino de regreso.

Más adelante, nos encontraremos con una caseta en recuerdo a Félix Rodríguez de la Fuente, el cual dio a conocer este espectacular barranco a toda España con su serie de televisión.

Tras 3 km encontramos otro pequeño puente hecho con bloques de piedra, este sí lo cruzamos y con ello damos comienzo a la parte más bonita y espectacular de la ruta. Por este camino, si miramos hacia arriba, es fácil observar el elegante vuelo del buitre leonado, los grandes riscos y el mirador en honor a Félix Rodríguez de la Fuente.

La subida es corta pero intensa. En la zona alta, el camino se vuelve llano, y el sendero comienza a acercarse y alejarse del borde del cortado, lo que supone un espectáculo visual presentando varios miradores a la hoz del río Dulce. Desde uno de ellos divisamos el arroyo Gollorio, el cual, en época de copiosas lluvias, cae al vacío por una pared de cincuenta metros formando una cascada de gran belleza. Para continuar con nuestra ruta debemos cruzar este arroyo unos metros por encima de este salto.

Encontramos vallas de madera que nos sirven de protección en las zonas más expuestas del camino. Siempre debemos ir con cuidado, especialmente los días ventosos.

Continuamos siguiendo las indicaciones de las balizas y, rápidamente, bajamos y alcanzamos el puente de madera que encontramos al principio de nuestra ruta, lo cruzamos y tras un corto paseo llegamos de nuevo a nuestro punto de partida, Pelegrina.

Merece la pena guardar algo de tiempo para caminar por las estrechas y empinadas callejuelas de esta localidad, y terminar en su castillo disfrutando de sus espectaculares vistas que harán que tu escapada sea difícil de olvidar.

Histórico

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies