Conoce la historia de la mano de los Tapices de Pastrana

A 47 kilómetros de Guadalajara, situada en la vega el río Arlés, entre los ríos Tajo y Tajuña, encontramos la hermosa villa de Pastrana. Declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1966, se trata de una de las localidades más ilustres e históricas de Guadalajara.

Destaca por su extraordinario patrimonio monumental y por la colección de tapices flamencos del siglo XV expuestos en el Museo Parroquial de la Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción, uno de los conjuntos más interesantes de la tapicería histórica europea, por su calidad extraordinaria, tamaño y perfección técnica poco habituales y, por narrar hechos históricos contemporáneos a su realización.

Se trata de dos series de tapices gótico-flamencos que narran la conquista de las plazas del norte de África por las tropas de Alfonso V de Portugal. Una de las series está compuesta por cuatro grandes paños de similares tamaños y organización, en la que se representa un hecho histórico ocurrido entre los días 20 a 29 de agosto de 1471, como fue la conquista de Arcila y Tánger por las tropas de Alfonso V de Portugal y, la otra, sobre la toma de Alcázar Seguer.

Sus medidas aproximadas son diez metros de largo por seis de ancho cada uno.

Tras esta victoria el rey encargó una colección de paños que narrase estos hechos militares. Para ello primero se prepararon los cartones, pintados por algún artista flamenco a instancias, y según la narración de los protagonistas, para luego ser tejidos en alto lizo, ente 1472 y 1475, en el taller de Passchier Grenier, en la ciudad de Tournai.

Fueron tejidos en Flandes por encargo de la Casa Real Portuguesa, y tomados como botín, según unos, en la batalla de Toro; o como obsequio personal, según otros, del rey portugués al Cardenal Mendoza.

Existen varias teorías sobre como llegaron a España, pero se sabe que estuvieron durante 150 años expuestos en los salones del palacio de los Duques del Infantado hasta su traslado en 1667 a la Colegiata de Pastrana por la VIII Duquesa del Infantado, doña Catalina Gómez de Sandoval y Mendoza, con la condición de que se sacaran cada año a las calles para embellecer la villa con motivo de la procesión del Corpus Christi.

En estos tapices encontramos miles de personajes, soldados portugueses, con vestimentas variadas, portando armamento de la época, trompetas, estandartes y material de guerra y propaganda, que cubren totalmente la superficie de los paños, abrigados por unas arquitecturas que representan Arcila, Tánger y sus entornos.

De exquisita obra de arte podemos considerar las figuras del rey Alfonso V y de su hijo el príncipe Juan, que aparecen revestidos de armaduras y colores vivos en el primero de ellos.

- Desembarco en Arcila

Este tapiz narra el momento en el que la numerosa flota portuguesa llega a la cuidad de Arcila al mando de su rey Alfonso V de Portugal acompañado de su hijo el Príncipe Juan, y se dispone a desembarcar a través de tres escenas.

Según la cartela superior del paño, la flota portuguesa, formada por 400 embarcaciones y 30.000 hombres desembarcan en la costa africana. El texto resalta las virtudes heroicas del monarca, alabando su valor y la defensa del cristianismo.

Según cronistas contemporáneos, Vicente Simoes y Pedro de Alcobaca fueron envidados a reconocer el territorio, sabiendo que Muley Xeque, señor de la cuidad, se encontraba de expedición guerrera en Fez. Los portugueses saltan a tierra, dejando sus barcos a la espera del atlántico.

- El cerco de Arcila

Tras el desembarco, los portugueses asedian la cuidad a través de una única escena. Para evitar ataques enemigos, construyen una cerca de madera, a manera de fortín provisional. Desde aquí se continua el asedio por tierra y mar. En este tapiz describe los pormenores del asedio y, constituye un documento inmejorable sobre las primeras armas de fuego y cambios en el arte de la guerra a comienzos de la Edad Moderna. Encontramos a los soldados portugueses revestidos de ricas armaduras y con numerosas armas de guerra, y a los habitantes de Arcila tratando de resistir.

Lamentablemente no se conserva completa la leyenda de la cartela superior.

- La toma de Arcila

Tras una lucha encarnizada, tal como indica la leyenda de la cartela superior de este tapiz, el ejército portugués comandado por el rey y el príncipe Juan, toma la cuidad de Arcila. Al cuarto día la muralla de la cuidad es derribada por dos partes. El alcalde de la cuidad se rinde enarbolando una bandera blanca y comunicándoselo al ejercito portugués, comandado por don Álvaro de Castro, conde de Monsanto. Los portugueses toman la cuidad completamente y el rey Alfonso y su hijo el príncipe Juan hacen su entrada victoriosa y solemne.

- La toma de Tánger

Este tapiz narra los hechos de entorno al 28 de agosto de 1471 cuando el ejército portugués se traslada hacia el norte cercando Tánger y tomándolo finalmente. Gracias a un acuerdo los portugueses conquistan la cuidad de Tánger sin combatir. En esta composición, el mar, representado de forma ingenua, divide la composición mostrando la llegada de los caballeros, artilleros e infantes portugueses a la puerta de Tánger, la salida de los africanos con sus bienes, mujeres y niños y la cuidad de Tánger en el centro del tapiz.

Este tapiz representa una cuidad medieval en la que se pueden apreciar minuciosos detalles no sólo en los soldados, capitanes, monarca, vecinos de Tánger en huida, si no también en cada una de las representaciones de hierbas, que permiten calificar a estos tapices en el conjunto de los “mil flores” tan típicos de los talleres de Grenier en Tournai.

¿A qué esperas para visitarlo? Conoce horarios y más información en el siguiente enlace o anímate a descubrirlo a través de Google arts & culture

Histórico

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies