03 de
Febrero

Botarga de San Blas

Peñalver

Se trata de un enmascarado cuya actuación se heredaba de padre  a hijos y que iba delante del santo  a la hora de la procesión. Su misión consiste en acompañar a los miembros del Ayuntamiento y de la Hermandad  del Santo, provistos  de unos cestillos en los que se depositan uvas frescas, pasas o dinero.

Una vez recorridas las casas del pueblo, asiste a la misa y una vez terminada, en la puerta de la iglesia, ya sin máscara, con la cabeza cubierta con un pañuelo y revestida de una capa castellana, empieza a repartir las pasas, ya bendecidas por el sacerdote, que se usan como medicina para los males de garganta.

Viste la botarga con pantalón y camisa blanca. Del primero cuelgan unas cintas rojas. No lleva gorro y cubre su cara con una máscara de cartón duro, pintada de colores vivos y con un gesto terrorífico. Esta botarga no lleva cencerros a la cintura ni a la espalda. Lleva una cachiporra con la que persigue a los pequeños arrojándola al suelo cuando pasa el gentío para que tropiece con ella.

Además, en esta fiesta los vecinos de Peñalver que se llaman Blas o Blasa, se encargan de dar  a todo el que quiere probarlos, pestiños hechos con masa de trigo y abundante miel.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies