01 de
Enero

El Zarragón

Alarilla

El protagonista de esta fiesta, el Zarragón, es el Botarga de los danzantes que lidera al grupo, vestido de forma diferente a éstos, provisto de estacas, y no de palos, pide la voluntad a los lugareños y a los forasteros, anima la fiesta, dando cantidad de saltos y haciendo cabriolas desde el día de fin de año, hasta la hora de llegada del año nuevo. Es como una forma de despedir el año con cara vieja y saludar al que entra con una cara de niño.

Viste un traje de colores amarillo, rojo y verde, con un gran cencerro a la cintura en posición delantera, imitando un sexo masculino. Al ser una botarga de invierno, lleva antifaz, convirtiéndose en una especie de verdugo. A partir del año 1995 estrenó una careta de cuero, con especie de cuernecillos y babero que le llega hasta medio pecho tapando su traje original. A los pies viste las clásicas abarcas de labriego.

Su cometido consiste en seguir  a las mozas en edad de merecer y asustar a la chiquillería. Este personaje tiene la peculiaridad de poder entrar a la misa mayor con la faz descubierta, para una vez finalizada repartir una caridad que consiste en cañamones y anisillos, con una copa de aguardiente. Por la tarde finaliza la fiesta con un baile en el que la botarga pretende bailar con todas las mozas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies